En marzo 2018, con motivo del mes de la mujer, la revista Expansión, en una edición especial dio a conocer la lista de las 100 mujeres más poderosas en México, basándose en la compensación total que una ejecutiva podría ostentar en la posición que ocupa. Cada año son más las CEO y empresarias que se suman a la lista, aumentando la influencia femenina en los negocios en México.

A la cabeza de la lista -de nuevo este año-, María Asunción Aramburuzabala ostenta el primer lugar de las mujeres más ricas en México, como presidenta de Tresalia Capital y vicepresidenta del Grupo Modelo. Sin embargo, hay nuevas mujeres que este año entran a la exclusiva lista de mujeres poderosas e influyentes, tal es el caso de Cristina Corral, Directora de Recursos Humanos en Nissan de México.

¿Alguna vez te has preguntado cómo es el perfil de las mujeres exitosas a nivel nacional? Posiblemente hayas pensado que han dedicado su vida por entero a su trabajo, o que no tienen familia ni amigos o incluso que están a punto de retirarse. Sin embargo se muestran datos personales sorprendentes tales como que:


1) el 69% de ellas están casadas,

2) el 40% tiene dos hijos,

3) el 73% pertenece a la Generación X (nacidas entre 1966 y 1984 aproximadamente).


Lo anterior me hizo reflexionar que no es necesario dedicar una vida completa a una carrera para obtener el éxito. Y en cierto sentido pienso que muchas mujeres talentosas se detienen pensando que es una cosa (éxito laboral) o la otra (unidad familiar). Qué sorpresa descubrir que no es así, que se pueden conjuntar ambas cosas si se sabe balancear la carga de trabajo y familia, y se tiene el apoyo requerido. Por otro lado, hay mujeres exitosas que decidieron no tener familia y esa también es una decisión muy respetable, lo importante es confiar en que el éxito se encuentra si se trabaja por él, sin que la situación personal sea un factor determinante.

Otro dato de interés mencionado por las entrevistadas en la lista de Expansión -con el cual recordé un consejo que me dio Abigail Villegas, figura pública originaria de mi tierra, Cd. Juárez- fue no enfocarse en el género, sino en la capacidad. Al final del día son los resultados los que hablan, no si fue un hombre o una mujer quien los llevó a cabo.

Y hablando de demostrar, también hay que levantar la mano. Al hacer un plan de carrera, algunas de las entrevistadas, comentaron haber comunicado sus ambiciones a los altos mandos. Lo anterior permite que se pongan en el mapa sus intenciones de desarrollarse dentro de la empresa y trabajar con ahínco por alcanzar sus metas.

Las empresas están encontrando que su valor se incrementa considerablemente cuando se incluye el factor diversidad. El tener mujeres en puestos directivos trae consigo una visión enriquecida en todos los ámbitos.

Por supuesto, no todo es miel sobre hojuelas. Todavía nos queda mucho camino por recorrer en México para que sea igual la cantidad de hombres y mujeres en los mandos directivos. Sin embargo, si nosotras comenzamos por creer que tenemos la capacidad para lograrlo, será el primer peldaño de una carrera exitosa, y para muestra están las 100 mujeres mexicanas más poderosas que así lo demostraron.


Fuente: Revista Expansión. Marzo, 2018.

Autora: Ines Velasco - Reclutamiento y Selección de Personal

Corrección de Estilo: Alba Nidia Batista




¿Tienes una idea de negocio? ¿Eres o quieres convertirte en una mujer emprendedora?

Asiste a nuestros talleres para Mujeres Emprendedoras en Technology HUB. Para más información escribe a: mers.espinosa@t-hub.mx