Nunca un mexicano contra otro mexicano

Qué grato espacio de reflexión resultó ser el Technology Hub el pasado viernes cinco de mayo. Un recinto lleno a su máxima capacidad que incluyó a altas autoridades, un público que incluía personas que vinieron desde el sur del estado y mucha gente con aroma a millenials, uno que otro centennial y los de más edad que encarnaban a los baby boomers.



Por: Redacción
Lunes 15 de Mayo, 2017

FUENTE: Diario.mx / Leer nota completa

Las preguntas fueron sumamente retadoras e interesantes; dos me llamaron la atención. La primera fue relativa a la comparativa con El Paso respecto a su imagen de ser un lugar “seguro”, contrastante con la de Juárez que llegó a tener más de tres mil homicidios en un solo año.

La respuesta tiene un espectro muy amplio, un desarrollo social contrastante. Allá el primer mundo y acá en el punto de la necrosis, el calentamiento social sustentado en que al 41 por ciento de los juarenses no les alcanza “para el gasto”.

Aunque sólo haya una tasa de desempleo del 6.4 por ciento esto no equivale a decir que la calidad de vida está asegurada. Es más fiel a la realidad que dice que el 53 por ciento de los juarenses mencionan que su situación se mantiene igual respecto al año anterior con un ligero sesgo a que ha mejorado.

Habríamos de enfocar también sobre la situación política que priva en ambos lados de la frontera. Nuestra ciudad se ha perdido entre colores y descoloridas imágenes, entre propuestas y rabietas; y es que, aunque el 63 por ciento de la población en Juárez diga que es importante votar la triste realidad es que se han rozado índices de abstencionismo tan desilusionantes como el 75 por ciento.

La política en ocasiones ha pasado de ser una de las ciencias sociales de mayor envergadura y prestancia a ser reducida a escenarios de circo romano donde la idea es darle de comer a los leones.